Corpus Christi 2015

Sabemos que se ha escrito mucho sobre el Corpus toledano,  que el tema está muy machacado, pero es una tentación inevitable en estas fechas no hablar de él.  Además, sabemos que no vamos a aportar nada nuevo, simplemente queremos hacer una reseña a nuestra fiesta más importante: el Corpus Christi.  Es más, somos tan poco originales que incluso vamos a empezar con el popular refrán castellano, que dice “Tres Jueves hay en el año que lucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”. Efectivamente, en Toledo desde hace siglos se cumple este dicho, el jueves del Corpus sigue brillando en todo su esplendor por encima de cualquier otro día. La ciudad se llena de colores, olores,  tapices, toldos, pendones, faroles de forja y vidrio, escudos heráldicos y flores que  invaden el casco antiguo.

Algunas sugerencias para el próximo fin de semana en Toledo

La Ciudad de Toledo considerada como una de las ciudades más bonitas del mundo, tiene un atractivo por sí mima, pasear por sus calles es una delicia,  y sobre todo en estas fechas  que la ciudad  empieza a ponerse sus mejores galas “se está poniendo guapa” para su Fiesta grande, el Corpus Christi.  Pero Toledo  no necesita escusas, todos los fines de semana ofrece una gran variedad de actividades culturales y lúdicas que puedes  consultar en la Agenda Cultural de Toledo.  Aquí van algunas recomendaciones para el fin de semana del 23/24 de mayo de 2015

Los patios de Toledo durante el Corpus Christi 2015

Para  las personas que no sean  de Toledo, les puede resultar difícil imaginar que tras una fachada de una  sencilla casa toledana pueda encontrarse un oasis urbano: un patio toledano.  El casco antiguo de Toledo posee una estructura urbana herencia  de las distintas civilizaciones que a lo largo de la historia han pasado por la ciudad.  Romanos, visigodos, árabes, judíos y cristianos, han dejado su huella en sus calles y configuraron la tipología de  las casas toledanas.  Los patios resultaron ser la mejor solución arquitectónica para dotar de luz y aire a construcciones con fachadas donde se podían  abrir pocos vanos  y daban a calles tortuosas, estrechas y laberínticas.  El patio era el espacio que  le daba oxígeno a las casas de Toledo y el lugar donde se desarrollaba gran parte de la vida doméstica.